¿Sabes si has sido víctima del Storytelling?

Christian Salmón definió el Storytelling como “la máquina de fabricar historias y formatear las mentes”. La mecánica es sencilla: Narra, apelando a las emociones, la historia detrás de un suceso de tu marca. Con esta estrategia, muy en boga en el mundo del marketing, atraemos nuevos consumidores y, en cierta manera, los hacemos enamorarse de nosotros.

Aunque no (siempre) se trata de derramar lágrimas, el Storytelling te permitirá mover fibras –tal y como lo hacemos en Cerocuatro– y personas –¡como también lo hacemos nosotros!–, con el propósito de involucrar a tus consumidores y crear lazos de lealtad con ellos. Por eso decimos que el Storytelling correcto –entiéndase que inspira todo menos un bostezo– lleva al enamoramiento.

Cuidado: Esto no se trata de contar historias y despertar emociones sin propósito o sentido. Un buen Storytelling siempre está basado en una estrategia de comunicación sólida, con targets, objetivos y métricas perfectamente definidos.

¿Quieres empezar a enamorar a tus clientes? Aquí te dejamos cuatro consejos rápidos para lograrlo:

1. Más que información, recuerda siempre llegar al corazón y despertar emociones.

2. Busca algún dato, imagen o sonido que sea relevante y útil para que tu audiencia jamás olvide tu historia. 

3. Vende experiencias, nunca mensajes. 

4. No olvides el factor sorpresa: cuenta algo inesperado.

El Storytelling puede adaptarse a múltiples formatos, tiempos y presupuestos. Puede ir desde un video hasta una entrada en un blog, lo cual resulta una gran ventaja porque, de verdad, lo puede usar prácticamente cualquier marca. No olvides incluir los cuatro puntos anteriores. ¿Quieres convertir a tu audiencia en víctimas del Storytelling? Contáctate con nosotros y encontraremos una manera de hacerlo juntos. :)

¿Tienes alguna duda? Déjanos un comentario y con gusto te contestaremos.

Imagen: Six to Beat