El Super Bowl es a la publicidad lo que… Olvídenlo, no hay analogía que pueda hacer justicia. En los últimos años, la popularidad de este evento deportivo se ha multiplicado y, con ello, la cantidad de dinero que las marcas invierten en los muy codiciados anuncios entre el partido. Además, ya no tenemos que esperar hasta el domingo para ver los comerciales; las compañías ahora los publican unos cuantos días antes en Youtube, no sin antes lanzar sus respectivos teasers y trailers, como en las grandes producciones de Hollywood.

Tanta inversión y anticipación parecería injustificable si no fuera por las redes sociales. Crowdtap reporta que, de las millones de personas que verán el Super Bowl este año, 67% planea comentar o discutir los anuncios en sus cuentas de social media, 61% compartirá la publicidad que vea ese día y un 37% incluso buscará los comerciales antes del evento. Con tantas posibilidades de exposición, ¿qué gran marca no querrá entrar en este juego?

¿Pero qué sucede cuando eres una cerveza británica con un presupuesto mediano, que no alcanza para unirte a la locura publicitaria del Super Bowl? Si fueras Newcastle Brown Ale, te burlarías del asunto, relatando qué hubieras hecho si contaras con el dinero. La campaña, nombrada  ”If we made it”, parodia todo el proceso de mercadotecnia detrás de estos anuncios, así como las estrategias, muchas veces ridículas y desmedidas, para ser la marca de la que todos hablarán al día siguiente. Aliens, robots gigantes, simios guerreros y chicas en bikini, nada nunca es suficiente para el Super Bowl…

 

Y aunque no hubo dinero para hacer el anuncio –¡ni permiso para usar el término “Super Bowl”!–, Newcastle sí pudo permitirse lanzar un teaser, registrar las reacciones de sus focus groups, mostrarte el material que alcanzaron a grabar e incluso entrevistar a la estrella del S**** B***, Keyshawn Johnson sobre la pésima experiencia de trabajar para el comercial que nunca fue.

Puedes encontrar todos estos videos en el sitio web If we made it, junto con nuestro favorito: una entrevista a Anna Kendrick quien habría sido la actriz del anuncio, a pesar de no considerarse “beer commercial hot”.

No nos queda duda, Newcastle Brown Ale tiene la mejor campaña para este Super Bowl, no importa que su anuncio nunca salga al aire.

Los que sí llegaron. 

Porque no todo puede ser ironía y auto-desprecio en la publicidad del Super Bowl, algunos comerciales sí tuvieron presupuesto y autorización para salir al aire este domingo. A continuación, te presentamos una selección de los teasers y videos enteros que más ruido han generado. Iniciamos con nuestro (segundo) favorito: una marca de lujo que utiliza su primera vez en el juego para dejar una impresión épica.

 

¿Por qué será que en Hollywood todos los villanos son británicos? Jaguar se hizo esta pregunta y reclutó a Ben Kingsley, Tom Hiddleston y Mark Strong para responderla. “Rendezvous”, dirigido por Tom Hooper, presenta el F-TYPE Coupé y es el primer anuncio que la marca ha hecho para el Super Bowl: una entrada brillante, elegante y, por supuesto, llena de maldad.

Los más populares: Toyota utilizó los pectorales de Terry Crews y a los Muppets, para hacer un número musical que resalta todas las ventajas de su Highlander y tiene 1.9 millones de vistas. Con el lanzamiento de  Peace, Axe intenta cambiar su imagen y alejarse de las acusaciones de sexismo en sus anuncios anteriores; parece que el esfuerzo vale la pena porque el video ha sido visto 3.7 millones de veces hasta la fecha. El yogurt griego Oikos reunió a su portavoz, John Stamos, con el resto del elenco de Full House para lo que promete ser uno de los anuncios más cómicos y nostálgicos del evento; el comercial va en los 2.6 millones de vistas, sin necesidad de usar a las gemelas Olsen.

Controvertidos: El año pasado, un anuncio de Cheerios, aparentemente soso e inocente, desató una serie de discusiones sólo por estar protagonizado por un matrimonio interracial. Este domingo, la marca de cereales traerá a la misma familia de regreso: una decisión congruente y digna de reconocimiento que, esperemos, sea recibida de una manera más civilizada. Por otro lado, el comercial de Soda Stream y Scarlett Johansson fue rechazado del Super Bowl porque la actriz mencionaba a Coca Cola y Pepsi –esta última, patrocinadora oficial del medio tiempo–. El CEO de la compañía se quejó públicamente por la censura del evento y el favoritismo hacia las marcas dominantes y lanzó, unos días después, el anuncio completo en Youtube. Al final, la empresa de refrescos caseros resultó ganadora: su video con Johansson sí fue “viral” y ha sido visto 5.8 millones de veces, muchas más que cualquiera de los otros seleccionados hasta el momento.

¿Cuál de todos estos anuncios fue tu favorito? ¿Cuál sientes que olvidamos? Y… ¿quién ganará el Super Bowl? Déjanos tu opinión en los comentarios.