Conforme pasa el tiempo existen cada vez más y más sitios en internet. Este crecimiento nos beneficia porque cada vez es más sencillo encontrar lo que buscamos, con mucha diversidad de contenido y puntos de vista. Aunque tal variedad puede ser agradable para el usuario, no resulta tan deseable para las marcas y sus sitios web.

Pongamos un ejemplo: Si buscamos la frase “Recetas de cocina”, Google nos arroja cerca de cerca de 1,730,000 resultados en 0.61 segundos. ¿Te imaginas que el sitio web de tu marca se dedicara a eso? ¿Qué tantas probabilidades tendrías de que alguien diera clic sobre tu sitio? ¿En qué página del buscador aparecerás? ¿Las personas llegarán a ti si estás muy “lejos”?

Justamente esos son los problemas del posicionamiento en web. Se estima que el 42.5 % de los clics en un buscador van siempre al primer resultado de Google; el resto de las visitas se reparten entre los demás sitios de la primera página y… no te queremos decir cuántos usuarios realmente buscan en la segunda. De ahí la importancia del SEO (optimización del motor de búsqueda), para encontrar una manera orgánica (sin inversión) de mejorar tu posición en los resultados de Google y… ¿cómo se llamaba la competencia?

Título: La importancia de llamarse…

Uno de los secretos más importantes para optimizar tu sitio y mejorar tu posicionamiento SEO es la etiqueta de título. Esta singular frase puede lograr un cambio radical en todo tu contenido. Un título mal escrito, mal enfocado o mal estructurado no logrará nada, por más bueno que sea tu contenido.

Los motores de búsqueda toman en cuenta las diversas palabras que muestra tu título y clasifican la importancia y el orden de las mismas. Trata de incluir palabras clave, que la gente busque con las frecuencia y que se repitan en todo tu contenido; de esta manera, le demostrarás al motor de búsqueda que tu sitio es relevante para quien esté buscando esa palabra.

Otro consejo que debes seguir al momento de poner tu etiqueta del titulo es no extenderte de más; los buscadores suelen recortar los títulos y esto afectaría el posicionamiento de tu sitio. Resume tu idea general en el menor número de palabras posible y facilita que los usuarios te encuentren.

Cuerpo: Lo de adentro es lo que importa

Una vez que tengas tu título perfectamente definido, podemos pasar a las etiquetas del cuerpo, las cuales tienen la función de “túneles” entre la información del buscador y tu texto. Etiqueta tu contenido con cuantas palabras, intereses o temas creas que se puedan relacionar.

No etiquetes cosas que no tengan nada que ver con lo que estás publicando con la intención de mantenerte en la “tendencia”; la mayoría de los buscadores penalizan esta práctica y desaparecen al sitio de las páginas de búsqueda importantes y…  no queremos que suceda, ¿verdad?

Piensa en las etiquetas del cuerpo de tu texto como un complemento de tu título y un apoyo a tu estrategia de SEO.

Recuerda la META

Por último, y sin menospreciar, no olvides la META, o sea la descripción de tu contenido. ¿Has notado las letras chiquitas que aparecen debajo del titulo cuando buscas en Google? ¡Exacto! Estas palabras también tienen una gran influencia dentro del buscador, pues serán tu relación más directa con las personas que intentan encontrarte.

Resume tu contenido y sus objetivos, presenta honestamente lo que el usuario ganaría al hacer clic, incluye tus palabras clave y, sobre todo, hazlo atractivo: recuerda que las primeras impresiones son muy importantes.

El mundo del SEO y las etiquetas para los sitios web es infinito y, más allá de depender de los parámetros, el resultado dependerá de la imaginación que le metas para incluir las palabras exactas y las etiquetas correctas. Para esto también te dejamos un consejo: siempre piensa como si tú estuvieras buscando.

¿Te interesa un sitio y aún no cuentas con el? ¿Ya cuentas con un sitio pero no le das movimiento? Mándanos un correo a hola@cerocuatro.com y con gusto te ofreceremos una solución hecha a tu medida.

Imagen: SEO Item